Cada vez es más difícil beber agua limpia y sin contaminantes y surgen las dudas ¿será mejor elegir agua del grifo, embotellada o filtrada? Te damos las claves para escoger la opción más saludable para beber agua de calidad.

Haz click en la imagen para conocer los mejores alimentos contra la retención de líquidos.

Vivimos en una época en la que la concienciación con el medioambiente está llegando cada vez a más personas que quieren un mundo mejor y una mejoría en la salud global. El deterioro de los depósitos de agua y la contaminación química son factores que afectan a la calidad del agua y, en consecuencia, a nuestra salud. Elegir el agua que vas a beber ya no solo es un lujo, desgraciadamente es también una necesidad.

Según la doctora Isabel Belaustegui “la contaminación química es tal, que las plantas de tratamiento no dan a basto para filtrar todas las sustancias perjudiciales que contiene el agua. Desde la cafeína del desayuno hasta el gel de baño pueden acabar en el agua, y a esto se suman sustancias química derivadas de la industria agroalimentaria como los pesticidas, toxinas producidas por bacterias o medicamentos”.

PruebaEcoli

La exposición a una de estas sustancias no sería tan perjudicial como sí que pueden serlo las interacciones de varias de ellas en el agua. Además está el efecto acumulativo que en el ecosistema puede hacer que los microorganismos del agua, al estar expuestos de manera constante a fármacos, puede generar patógenos resistentes, explica la experta. Esto supondría que una persona infectada con uno de estos microorganismos pueda no responder al tratamiento con antibióticos.

Ante este panorama desolador parece que la única opción es dejar de beber agua, pero evidentemente sería un suicidio, así que vamos a ver qué podemos hacer para elegir agua lo más limpia posible para el consumo.

¿Agua del grifo, embotellada o filtrada?

El agua que sale del grifo en nuestros hogares pasa por un exhaustivo control de agua potable para el abastecimiento. Cada comunidad tiene sus controles y estos generalmente son públicos por lo que puedes consultar la calidad del agua de tu zona.

Aún pasando este control de calidad, el agua del grifo suele contener bacterias, cloro y demás sustancias potencialmente peligrosas para la salud por lo que es necesario comenzar a tomar medidas continuando de manera individual la labor de las distintas plantas de tratamiento del agua.

Si quieres comprobar la calidad del agua de tu hogar puedes pedir al ayuntamiento de tu ciudad que haga un análisis del agua que llega a tu vivienda. También hay empresas privadas que hacen estos estudios y por supuesto puedes hacerlo tú misma con un kit de evaluación de pureza del agua dónde se analizan los niveles de bacterias, plomo, nitratos, pH, dureza del agua, cloro o pesticidas.

Para beber agua de calidad hay dos opciones, explica Belaustegui, filtrar el agua del grifo o bien beber agua embotellada, sobre es una buenísima elección para personas con dermatitis, psoriasis, asma, enfermedades alérgicas, cáncer, degenerativas, crónicas y autoinmunes. Como las toxinas del agua se absorben también vía cutánea e inhalando el vapor de agua, lo más adecuado sería poner un filtro en la ducha y cocinar y limpiar también con agua filtrada.

Para el hogar lo que recomiendan los expertos es un filtro de ósmosis inversa que consigue eliminar la mayoría de las sustancias perjudiciales del agua, sin embargo tienen inconvenientes. Estos filtros son caros, generalmente necesitan de instalación y además requieren de mantenimiento y limpieza. Por lo que si quieres una opción cómoda y sencilla tienes las famosas jarras de filtrado, con carbón activo y resinas, que eliminan pesticidas, herbicidas, bacterias, cloro y sustancias sólidas.

Pincha en la imagen para descubrir ocho beneficios saludables del agua
VIDEO:Pincha en la imagen para descubrir ocho beneficios saludables del agua

Y ¿qué ocurre con el agua embotellada? Pues que es una buena alternativa salvo por su envasado. El uso del plástico genera muchos residuos con un terrible impacto medioambiental pero además el plástico se deteriora y libera sustancias tóxicas en el agua que contiene que actúan como disruptores endocrinos como el bisfenol A o los ftalatos. Una exposición mínima a estas sustancias pueden alterar las hormonas, deprimir el sistema inmune, dificultar el aprendizaje, provocar disfunción ovárica… El calor y la luz solar aceleran el deterioro del plástico y el paso de estas sustancias al agua. En este sentido el vidrio sería una mejor opción para comprar agua embotellada.

El agua es un bien precioso y necesario para la vida, sin ella no estaríamos poblando el planeta ni el planeta tendría vida. Salvo que vivas al lado de un manantial de agua pura, es importante cuidar tu salud asegurándote un consumo de agua de la mejor calidad posible. Mejorar tu salud y la de los tuyos no tiene precio.

Recibe ofertas directo en tu email

Unete a nuestra comunidad y recibe informacion exclusiva sobre el tratamiento de agua en Puerto Rico, sistemas de Generadores Electricos y mucho mas.

Usted ha ingresado su informacion con éxito