Sin agua las personas no podrían vivir, pero ¿cuál es la que beneficia al organismo? ¿El agua potable o la mineral?

La nutricionista Marta Ríos considera que el agua mineral proporciona mayores beneficios a quienes la ingieren, por lo que recomienda beberla en cuatro o cinco vasos al día.

Según indica, al emerger de la naturaleza, el agua mineral no atraviesa tratamientos químicos para ser apta para el consumo humano.

En cambio, para purificar el agua potable hay que someterla a varios procesos químicos en plantas potabilizadoras.

“Cuando el agua emerge de la naturaleza viene protegida como por ductos de rocas, lo que impide que la contaminación del medio ambiente ingrese a estos ductos, por lo que el agua es realmente pura. Es como si te hubieras comprado una decena de filtros, ya que al paso de todas estas rocas, el agua logra pureza y además se va cargando de minerales como el bicarbonato”, explica Ríos.

Este mineral, que es fabricado por los riñones, sirve para equilibrar la acidez y la alcalinidad del organismo.

Entre otras propiedades destaca que el agua mineral es fuente de magnesio, que favorece la absorción del calcio, previene calambres y disminuye síntomas del síndrome premenstrual.

Además, previene las taquicardias y esos inusuales movimientos descontrolados del párpado.

Otra ventaja es que ayuda a controlar el reflujo y favorece la movilidad del tracto gastrointestinal, por lo que evita y previene el estreñimiento.

Recibe ofertas directo en tu email

Unete a nuestra comunidad y recibe informacion exclusiva sobre el tratamiento de agua en Puerto Rico, sistemas de Generadores Electricos y mucho mas.

Usted ha ingresado su informacion con éxito